AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:

Saltar al contenido.

Saltar al menú.

Agenda parlamentaria.

Iniciativas parlamentarias.



BUSCADOR GENERAL

Buscador general de la web de Juntas Generales de Gipuzkoa:
Desplegar menú Mostrar buscador

Gipuzkoa


RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL



CONTENIDO PRINCIPAL DE LA PÁGINA

Arte religioso

El arte religioso ha producido obras arquitectónicas, esculturas y cuadros de gran valor. De todas ellas sobresalen 3 obras claves de obligada visita en Gipuzkoa, en una ruta conocida como la de los 3 templos:

 

  • La Ermita románica-gótica de Santa María de La Antigua de Zumárraga.

  • La Basílica barroca de Loiola.

  • El Santuario de Arantzazu en Oñati.

 

De la ermita románico-gótica de Santa María de la Antigua, en Zumárraga se habla ya en documentos de 1.366. Presenta caracteres románicos y góticos en la totalidad de la construcción. Destaca sobre todo su ornamentación de madera en todo el interior. Su aspecto externo, muy austero, carece de pórticos y torres. Se abre la portada en el lado sur, compuesta por una interesante puerta cistercense. Su máximo interés se halla en el espacio interior, dividido en tres naves por seis pilares cilíndircos de piedra arenisca. Se la nombra con admiración como la catedral de las ermitas.

 

El barroco se recrea en el conjunto del Santuario de Loiola. El gran rectángulo que forman los edificios, ocupados por dependencias, rodean la iglesia de planta circular ubicada en el centro, con un pórtico que sobresale de la fachada. El templo se remata con una cúpula que mide 65 metros de diámetro. La "Santa Casa", casa natal del jesuita San Ignacio de Loyola, queda englobada en el franco derecho de la edificación.

 

La última cita de la ruta es una construcción del siglo XX. Aunque su concepción quiso romper con los esquemas medievales, el planteamiento estructural del Santuario moderno de Arantzazu, en Oñati, se ajusta al trazado básico del templo tradicional. Cuenta con una planta cruciforme, ábside semicircular deambulatorio con siete capillas absidiales, crucero y ancha nave con capillas adosadas. La única novedad la incorporaron los materiales empleados, combinando la piedra, el hormigón y la madera. En la decoración escultural de esta gran obra de los arquitectos Luis Laorga y Javier Sáez de Oiza, trabajaron Jorge Oteiza, Eduardo Chillida y Nestor Basterrechea. Es un templo de gran devoción en el alma guipuzcoana.

 

El arte religioso guipuzcoano se completa con otras muchas e importantes obras ente las que destacan:

 

En San Sebastián destacan por su gran belleza, las Iglesias de San Vicente y de San Telmo (ambas del s.XVI), la Basílica de Santa María (s.XVIII) y la Catedral del Buen Pastor (construída hace ahora cien años).

 

En Oarsoaldea se deben mencionar la Basílica del Santo Cristo de Lezo, en cuyo interior se venera una imagen de Cristo de estílo Gótico, de gran valor artístico. En Oiartzun, la Parroquia de San Esteban (s.X) que posee un bello retablo barroco. En Rentería, el Convento de las Agustinas, de estilo gótico, construido en el Siglo XVI. En Pasai Donibane, entre otras, la Basílica del Santo Cristo de Bonanza.

 

En la comarca del Bidasoa hay que destacar la Parroquia de Nuestra Señora del Juncal, en Irún y la Ermita de Guadalupe, en Hondarribia. También en Hondarribia la Parroquia de la Asunción de estilo gótico.

 

En Urola Kosta destaca en primer lugar la Parroquia de San Salvador de Getaria, por su singular construcción interior. Aquí se redactaron las primeras ordenanzas del territorio, en 1397. En Eibar, en la Iglesia de San Andrés (s.XII), se halla una imagen románica de San Pedro. En Mutriku, en el barrio Astigarribia y del siglo XI, la Iglesia de San Andrés, ubicada en el camino costero de Santiago. En Elgoibar, la Iglesia de San Bartolomé está coronada por una Torre Barroca de grandes dimensiones.

 

Ya en tierras del Interior, además de la ya mecionada basílica de Loiola, en Azpeitia se puede contemplar también la Iglesia de San Sebastián. En Azkoitia, los Monasterios de Santa Clara, de Santa Ana y la Parroquia de Santa María La Real. En Zestoa, las Iglesias de la Natividad y de la Asunción, ambas del siglo XVI.

 

La Comarca del Alto Deba es una muestra amplia y variada de arquitectura religiosa del siglo XVI. En la misma destacan las Parroquias de Santa Marina y de San Pedro en Bergara. La Parroquia de San Miguel y el Convento de Bidaurreta en Oñati. En Leintz-Gatzaga se halla la talla gótica de Nuestra Señora de Dorleta. En Arrasate, Aretxabaleta y Antzuola mencionar sus Iglesias Parroquiales. Y por su singularidad, el Cementerio circular de Apozaga, en Eskoriatza.

 

De las Comarcas de Alto Urola, Goierri, Tolosaldea y Donostialdea puede decirse que sus obras arquitectónicas reflejan el estilo barroco guipuzcoano, constituyendo un singular paseo por la belleza de sus templos: San Juan Bautista en Hernani, San Martín de Tours en Andoain, Santa María en Tolosa, La Asunción en Legazpi, San Bartolomé en Ibarra o La Asunción, con su renombrado retablo, en Segura, son muestras de esta singularidad arquitectónica de Gipuzkoa.

 

En Zarautz, además de la Iglesia de Santa María la Real, destaca el Convento de Santa Clara, declarado monumento histórico-artístico.

 

En Orio, la Iglesia de San Nicolás, del siglo XV, y en Zumaia la Parroquia de San Pedro, del siglo XIII.

 

En el Bajo Deba se encuentra otra de las joyas importantes del gótico guipuzcoano: la Iglesia de Santa María de Deba, donde destacan por su belleza el Pórtico y el Claustro.

 

 


PIE DE PÁGINA:

Ir a inicio de esta página.